Francisco López, Quico o el arte en el Tiro con Arco

Cuando la sabiduría se lleva en las manos y en las manos un arco, el hombre se convierte en un artesano del deporte; un artista que hace bailar la flecha para que acierte en el pleno  del blanco. Y ya no es el diez, es la X, el súmmum, lo sumo en el valor de la diana. Francisco López,  es autor del “robin” (dar en el centro de una flecha, es decir en el culatín, introducirse en otra flecha que ya estaba en el mismo centro de ese blanco) en los ensayos de la gala del deporte de Argamasilla de Calatrava. Quico para todos los que lo conocemos es el ejemplo de que existe el virtuosismo en el deporte, un encantador, un ilusionista, un virtuoso del tiro con arco. Consciente de que las bonanzas no son eternas, que el tiempo hace de que  hasta desaparezca el agua dulce; no quiere que el valor que guardan sus pellejos llenos del viejo vino de la sabiduría en este arte, se pierda, y se vierten con colmo en aventajados alumnos, en los que no somos tan aventajados, en los que sólo somos y seremos siempre simples aprendices. Sabedor que el agua, el sudor, el hierro de la firmeza, hasta el ciego sol con el alma, nada dura, apenas dura: nos deleita con días de gloria y con palabras intensas del contenido de este deporte entre frescos flecos de sonrisa.

Es nuestro Quico, una joya de delicadeza, de firmeza en la disciplina deportiva y de ductilidad, su hierro se vuelve flexible como el junco o la hierba en primavera y así se adapta a la adversidad y su aparente debilidad se convierte en fuerza. Es ese espíritu el que nos transmite, el que nos impregna cuando práctica este hermoso deporte junto a todos nosotros. Sabe que no hay dioses y que es la voluntad la que organiza la vida de los hombres. Puede que como a todos le asalten las dudas, que tantas veces nos hacen errar, como humanos que somos. Pero esa reciedumbre carga de energía su pequeña figura y deja, nos muestra, que al fin y al cabo las cosas son como son y por lo tanto es inútil la huida. ¿Puede quedar mejor enseñanza para el que quiere practicar un deporte,  con no pocas dificultades? Una enseñanza sencilla que también podemos aplicar a la vida misma.

 Autor: Manuel Muñoz Moreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s